viernes, 26 de septiembre de 2008

Voodoo


Todos y todas tenemos ciertas obligaciones que cumplir. Pero ¿acaso alguien dice que tengamos que hacerlas con una cara hasta los pies? Las tareas cotidianas o incluso obligatorias de nuestro día a día nos suponen una gran carga de trabajo e incluso estrés, y yo estoy convencido de que parte de la culpa la tiene nuestra actitud al enfrentarlas.

¿Qué propongo? Un cambio de óptica.

1. Busca el mejor resultado, es por lo que te van a juzgar.

2. Intenta realizar la tarea de una manera nueva, original y divertida.

3. Saca todo el potencial y disfruta de cada movimiento que hagas.

4. Busca aliados con quien puedas compartir la tarea.

Un amigo recogía todas hojas malgastadas durante la jornada laboral (tras escribir por ambas caras y utilizarlo para rellenar las notas del teléfono) hacían unas bolas de papel y al terminar la jornada, se quedaban 5 minutos todos los compañeros y compañeras para realizar el torneo diario de baloncesto en papelera. Al final, todas las hojas malgastadas y sucias terminaban en la papelera, pero esa ilusión, esas ganas, esa energía que te había aportado en momento hacían olvidar tan tediosa actividad normal.

Este fin de semana seguro que tendrás que realizar muchas de esas típicas tareas cotidianas... pues bien, ponlo en práctica. Cambia la manera de enfrentarte a ello y te aseguro que tu estado anímico lo agradecerá.

Feliz fin de semana.

video

No hay comentarios: