martes, 7 de octubre de 2008

Why so serious?


Las jornadas de trabajo del pasado viernes y sábado para la policía de una importante ciudad levantina fueron todo un éxito. Pero mira que me arriesgué con el tema elegido... Algunas de las personas que me rodean creían que de allí me iría al calabozo directamente. Pero al parecer, la policía tiene mucho sentido del humor (y menos mal!)

El tema que habían escogido para la charla era la gestión de emociones con aquellas personas que eran arrestadas y para sus familiares y lo cierto es que a un par de días de la charla, decidieron cambiarme el tema por una parte final que hablase de estrategia, de situarse en otro plano, de intentar optimizar la lógica y el raciocinio a la hora de identificar delitos y delincuentes... Y a mi se me ocurrió la genial idea de preparar la presentación con el siguiente material:

- Un par de episodios de "Se ha escrito un crimen"
- El cómic de Batman "Silencio"
- Extractos de la pantera rosa.

La primera parte evidentemente fue fabulosa, explicándoles cómo deben proceder a entablar un discurso empático, uno emotivo, como deben dar feedback para que las personas se sintiesen comprendidas... pero al día siguiente llegó la prueba de fuego y apenas había comenzado la jornada con un "¿de quién podemos aprender a ser mejores policías?" cuando la cara en proporciones asombrosas de Ángela Lansbury ocupó la pantalla y una carcajada inundó la sala. Yo, me puse muy serio y contesté ¿acaso no resuelve todo? veamos porqué... Y comencé a hablarles de las deducciones, del poder de la observación...etc.

Aunque tengo un amigo que sostiene que la serie no iba de crímenes sueltos y de una escritora que ayudaba a la policía, si no de la serie predecesora de Dexter (el asesino policía). Él dice, y a mi me encanta esta teoría, que ella era la auténtica asesina de todos los crímenes y que lo que conseguía siempre era crear la duda razonable para que detuvieran a falsos culpables. El crimen perfecto. Sencillamente una idea fabulosa que cuando también se la comenté a mis amigos los policías y tras unas carcajadas, se quedaron pensando... (¿o era por la hora del descanso?)

Cuando volvieron, sus caras ya volvían sonrientes pensando "a ver qué se le ocurre ahora" y encontraron encima de sus mesas el cómic de Batman, a lo que uno de los compañeros comentó "¿También vamos a aprender de batman?". No pude dejar de sonreír puesto que sabía que ya estaban en perfecta sintonía conmigo y con el curso y que todo lo que les contase iba a ser atendido y filtrado correctamente.

En ese cómic del caballero oscuro, hace reflexionar con una sencilla pregunta ¿Quién se beneficia? Así de sencillo. A partir de ahí, una selección de historias, tramas, locuras del joker... Y mientras mis oyentes pasando las páginas del cómic intentando averiguar quién está detrás de todo. Un ejercicio real de lógica y de investigación. Tenían 20 minutos para descubrir al asesino y poner en la página que lo creían. El nivel está bastante alto he de confesar, aunque ninguno lo hizo antes de que el protagonista hubiese analizado al menos a cuatro sospechosos, es decir...bajos de intuición.

La jornada terminó con unas maravillosas enseñanzas de la pantera rosa.

En fin, una jornada que fue muy amena y efectiva y en la cual conseguí sacarles una sonrisa a los miembros de un cuerpo que desgraciadamente siempre les vemos con otro rostro. Así que ¿Por qué tanta seriedad? ¿Acaso alguien divertido (que no bufón) no puede ser respetable? Entiendo que deben darse las condiciones, pero creo que la enseñanza es clara. En primer lugar, descubre a las personas que te rodean otros mundos que nunca se hubiesen detenido a cuestionar y en segundo, abren más puertas las sonrisas que las llaves.

6 comentarios:

Andreu dijo...

"Abren más puertas las sonrisas que las llaves"

Te lo copio, es muy bueno y estoy completamente de acuerdo.

Un gran blog, felicidades.

Alex Buendía (el del nº de placa divertido) dijo...

Rubén, yo fui uno de esos policías que pudieron disfrutar de tu conferencia y lo cierto es que aun estamos hablando de ello (¡y han pasado ya tres días!)

Fue muy divertida y muy aleccionadora realmente. Quizá por nuestro día a día olvidamos la importancia de simplificar las cosas, de utilizar la lógica manteniendo la mente fría y lo de la sonrisa...ufff eso sí que se nos olvida.

Veo que no has puesto en el blog (que por cierto está muy bien) uno de los momentos más impactantes cuando decidiste saltar por las mesas jajajaja y nosotros mientras leyendo el tebeo de batman.

En fin, que somos muchos los que pensamos que eres un gran profesional y que te agradecemos las jornadas del otro día

Javier Mata dijo...

Buenos días, soy Javier Mata, uno de los policías que asistió a tus jornadas el pasado sábado.

La experiencia fue muy buena por ambas partes, te lo aseguro. Y ahora que conozco la verdad, no quedó nada improvisado. Funcionó como un reloj.

Gracias por tu apoyo

Rubén Turienzo dijo...

Gracias Andreu por tus palabras, respecto a la frase... es toda tuya, utilízala con acierto jejeje.

¡Alex, qué alegría leerte! Gracias por todo lo que dices y lo de encima de las mesas... No olvides que aun tenéis mucho que mejorar en el trato personal, pero estoy seguro que si os esforzáis como lo hicisteis el pasado fin de semana, todo será mucho más rápido.
Te dejo una sonrisa con un recuerdo:

"¿Pero estás loco? ¡Yo eso no me lo meto en la boca!"

Gracias Javier, es todo un honor que alguien de su graduación me escriba (que sí, que ya me he aprendido la escala jerárquica) Te felicito por la capacidad de autocrítica y por el grupo de personas tan extraordinarias que forman parte de tu equipo.

Mi apoyo lo tendrás siempre que desees trabajar para mejorar las capacidades de tu gente y con ello, la calidad y el servicio a los ciudadanos. Excelente tu trabajo y tu filosofía de esfuerzo.

Al igual que le decía a Alex, recuerdas esta frase:

"Es que si voy sonriendo creerán que paso demasiado tiempo en la sala de confiscados"

Gracias a todos y todas, la experiencia fue muy buena y por eso se merece estar en mi blog :)

Anónimo dijo...

Creo que salir de la zona de confort es mucho más arriesgado de lo que tú propones. ¿Dónde queda el dolor tras el fracaso? ¿Dónde la frustración?

Me parece que es muy bonito hablar siempre en positivo como lo haces por que tú tienes una vida muy fácil.

Rubén Turienzo dijo...

Bueno anónimo, nadie dice que mejorar, enfrentarse a nuestros miedos o desarrollarnos sea fácil, ni mucho menos, pero ¿acaso no es igual de complicado pedir un aumento, dejar una relación o decir "no" a un familiar o amigo?

Y sin embargo, cuando estamos en una situación en la que ya no podemos más, lo hacemos, lo asimilamos y nos damos cuenta de que no era para tanto.

Evidentemente hay que saber gestionar la frustración, pero ¿acaso no te daría más frustración llegar a una edad en la que sólo te quede arrepentirte de lo que no hiciste o no te atreviste a hacer?

Sinceramente, mi vida es fácil. Pero lo es porque todos los días trabajo para que lo sea, yo estoy comprometido con mi felicidad y al igual que aparto a las personas y las situaciones que me hacen daño, trabajo para que aquellas que me fortalecen estén día a día más cerca (si el ataque era personal, entiende que no te conteste)

No obstante, te animo a luchar, a dar ese paso y a atreverte a exponerte. Sal de tu zona de confort poco a poco y verás que buen día hace fuera.

Por cierto felicidades por "Lazarillo de Tormes", uno de los mejores libros que leí en mi adolescencia.