lunes, 13 de octubre de 2008

DOGMA


Si la semana pasada comenzaba hablando del cine español y de su talento, esta semana quiero hacer mi pequeña aportación al cine independiente estadounidense. Ese que se rueda con unos pocos miles de dólares y que reúne brillantez, entretenimiento, crítica, estrellas y mucho ingenio. Ese que nos deja películas de lynch, tarantino (en sus comienzos) o como en este caso, de Kevin Smith.

Una muestra de que con un buen guión y un grupo de personas con talento se pueden hacer grandes películas (aquí intentamos seguir ese patrón con "el método", "smoking room"...)

Una de esas películas que hace ya casi 10 años que pasaron por la taquilla sin pena ni gloria y que poco a poco se ha ganado un hueco en las videotecas más selectas (y gamberras) es Dogma.

Su historia es relativamente rebuscada y todo comienza cuando la batalla final en la eterna guerra entre el Bien y el Mal tendrá lugar en Nueva Jersey. Dos ángeles caídos intentarán destruir el universo entero, a menos que alguien logre detenerlos. Estos dos ángeles, Loki y Bartleby, tratan de hallar un modo de acabar con su exilio perpetuo en Wisconsin, cuando se topan con el plan perfecto para regresar al paraíso: la posibilidad de eludir el dogma que les permitirá retornar al Cielo, si pasan bajo el bendito arco de la catedral de Nueva Jersey, eliminando a la vez toda existencia humana. Pero tendrán que enfrentarse a un problema; una persona ha sido elegida para impedírselo... y no tendrá que hacerlo sola.

Una película sin pretensiones, una historia que busca el entretenimiento y un paralelismo creativo (a la vez que crítico) con las religiones. Una cinta que consigue hacerte reír y a la vez que sus diálogos te llamen la atención sobre todo el sistema clerical. En lo negativo... Ben Affleck

Respecto a las enseñanzas, una primera algo evidente, una segunda curiosa y otra...

Las creencias

Hace no mucho hablaba de las creencias limitantes y de nuestras zonas de confort, pero ahora iré por otro camino. Hoy hablaré de nuestras creencias educacionales. Evidentemente casi todas las personas de nuestra sociedad estamos educados en una moral judeocristiana que nos hace pensar en los elementos y actos que nos rodean como cosas buenas o malas. En muchas ocasiones ni siquiera nos planteamos el por qué seguimos ese pensamiento, sólo pensamos que si lo hace la mayoría, debe estar bien hecho.

Es increíble lo poco abierto que nos mostramos en ocasiones cuando otros planteamientos referidos a la familia, el amor, el trato entre hombre y mujer o las costumbres alimentarias no nos son familiares. Me parece bastante hipócrita que no cedamos en nuestros planteamientos cuando realmente son pocas las personas que siguen actuando como les han educado y una inmensa mayoría las que sólo pueden defender sus ideas de cara a la galería porque en el fondo hace años que no actúan "correctamente".

Mi recomendación, observa esta película y date cuenta de que muchas de las creencias, costumbres y reglas que defiendes vienen escritas por unas consignas políticas concretas. Nuestra base educacional respetaba las creencias y apologías que un grupo de personas en un momento dado quisieron establecer como "buenas". Hazte un chequeo y piensa si realmente no puedes cambiar algunas de esas losas, espero que aun estés a tiempo.

El poder de las imágenes

Casi al comienzo de la película, desde una iglesia de Nueva Jersey nos proponen una verdad monumental. Las imágenes pueden provocar el rechazo o incluso la lejanía de las personas a las que queremos convencer. En el caso de Jesucristo y sus imágenes lastimosas y atemorizadoras "Jesucristo no vino a la tierra para infundir el miedo" dicen en la película, reconociendo que es la imagen que sus representaciones ofrecen.

Busca una imagen positiva, cercana y con mucho gancho. Las grandes corporaciones (Iberdrola, Mapfre, Banco Santander...) llevan los últimos años intentando transformas su imagen en algo más accesible y humano para conseguir con ello el agrado del cliente.

Revisa tu imagen, la de tus tarjetas y la de tus presentaciones, dosieres... quizá llegó la hora de reestilizar, como lo hace en la película con el "jesucristo colega"

Plan B

En ocasiones las cosas se tuercen y para ello siempre es necesario que estés preparado o preparada. Cuanto más tiempo tarde una persona en accionar su plan B, menos posibilidades tendrá de éxito. Es por ello que siempre debes imaginar los posibles escenarios a los que te puedes enfrentar y con ello, debes afianzar un plan que reúna todo lo posible, ser perseverante y estar atento a los cambios de aire. Pero por si todo falla... ten listo un plan B, te sacará de muchos apuros.

Feliz semana

2 comentarios:

Eva Lucas dijo...

1º De acuerdo con lo de Ben Affleck
2º Educación para la Ciudadanía sin censuras
3º Necesito un estilista ya!
4º Y cuando el plan B falla, de dónde saco el C?

He cumplido. ;) Ahora me toca ver DOGMA, que ya toca!

Rubén Turienzo dijo...

Jajajaja, bueno, me ha encantado tu telegrama.

1º Ben Affleck podría seguir como guionista, que no lo hace mal el chico.
2º Educación para la ciudadanía realmente es una muestra de la educación social que debería extenderse en todas las organizaciones. Déjense de las trabas políticas y apoyen de una vez el valor de la tolerancia, el respeto, la armonía, la igualdad, la empatía...
3º Respecto a tu estilista, te presentaré a mi cuñada jajaja.
4º Si el plan B ha fallado es porque no tenías bien definido el plan A. No obstante, siempre hay tiempo para crear un plan C (la semana que viene hablaré de la rápidez en situaciones adversas)

Gracias Eva