martes, 28 de octubre de 2008

Nueva web y los sinceros de teflón


Hoy estoy de celebración. Tras una semana en la que las pruebas y los ajustes se han sucedido, por fin mi nueva web está terminada.

Ha sido un fantástico trabajo de Diana y de Toni. Gracias a ambos y disculpad mis "arranques de creatividad", sé que no es fácil controlarme, je je

El nuevo concepto era crear una web más personal, más optimista y mucho más actualizable que la anterior, que si bien tenía un original menú mac y unas síntesis excepcionales, no llegaba a transmitir cómo soy yo realmente. Espero vuestras opiniones obviamente.

Por otro lado, hoy quiero comentar un nuevo descubrimiento del día a día, un nuevo enemigo de las relaciones humanas. Tras los malvados sonrientes y los cizañeros llegan... Los sinceros de teflón.

Seguramente a todos y todas nos ha pasado alguna vez, alguien cercano dice que tiene que decirnos algo y de repente empieza a llovernos en cada una de sus palabras una cantidad de prejuicios, ideas infundadas o inseguridades que consiguen destrozar nuestra tranquilidad, nuestro balance emocional y en ocasiones, nuestra amistad. Y todo por que todo lo que dice o viene de interpretaciones maliciosas de nuestros actos o palabras o porque son invenciones o exageraciones de nuestro comportamiento que dicha persona da como certeras opiniones y verdades absolutas.

Estas personas son fáciles de reconocer porque siempre se esconden tras frases del estilo "Yo es que lo tenía dentro y te lo tenía que decir", "A mi también me gustaría que me dijeses las cosas si te encontraras en una situación similar" o incluso "yo al menos soy sincero y no me lo guardo".

La sinceridad mal entendida provoca en quien la recibe una montaña rusa de sentimientos que si no están bien gestionados, puede conducir al dolor, la pena, la culpabilidad. Y es que no hay que confundir nuestra verdad con "LA VERDAD" y por tanto nuestra realidad y creencias con "LA REALIDAD". Por cierto otra frase que les encanta a esa raza es "Es que esto es así".

Al igual que los malvados sonrientes, esta curiosa especie nunca abandona su aparente estado de serenidad mientras clava las garras de la desconfianza y de sus frustraciones e inseguridades en tu corazón. Y nunca pensará en los sentimientos que produce en la otra persona. Esa negatividad la suelta y no le es recíproca puesto que son de teflón y por tanto... les resbala.

Así que recordad que para no convertiros en un sincero de teflón, cuando tengáis ganas de contar algo a alguien, intentad eliminar vuestras creencias y basaros en lo tangible, vuestra incertidumbre no tiene porqué pagarla la otra persona. Y sobre todo, pensad si estáis utilizando las palabras correctas y el lenguaje apropiado para no dañar a quien os escucha. La sinceridad siempre, pero con tacto. También podéis recordar una maravillosa historia de Sócrates:

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos.
Un día un ciudadano se encontró con el gran filósofo y le dijo:
-¿Sabes qué escuche acerca de tu amigo?...
-Espera un minuto- replicó Sócrates. Antes de decirme nada quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del triple filtro.
-¿Triple filtro?-
-Correcto- continúo Sócrates-. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del triple filtro. El primer filtro es la verdad.
-¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?-
-No- dijo el hombre-, realmente solo escuche sobre eso y…
- Bien- dijo Sócrates.
Entonces realmente no sabes si es cierto o no. Ahora permíteme aplicar el segundo filtro de la bondad. ¿Es algo bueno lo que vas decirme de mi amigo?
-No, por el contrario…
-Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto. Pero podría querer escucharlo porque queda un filtro, el filtro de la utilidad. ¿Me serviría de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?
-No, la verdad que no.
-Bien- concluyó Sócrates-. Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, e incluso no es útil ¿para qué querría saberlo?
Usa este triple filtro cada vez que oigas comentarios sobre alguien…


Tengan cuidado ahí fuera ;)

7 comentarios:

Eva Lucas dijo...

Muy instructiva esta entrada, como siempre. He sufrido en mis carnes a personas de este tipo, aunque he aprendido poco a poco a defenderme de ellas. Reconozco que yo misma caigo en el error a veces y no me siento orgullosa de ello. Espero no ser considerada una verdadera "sincera de teflón".

Eva Lucas dijo...

¡Uy, que se me ha olvidado! ¡ENHORABUENA por tu nueva web! jejeje :)
¡Buen trabajo, Diana y Toni!
Y para ti, Rubén... ¡bien pensado!

Tony Montana dijo...

Me ha encantado lo de ¡les resbala! jajajaja otro concepto claro y eficaz.

Buen trabajo

Haizea Caballero dijo...

Me encanta, y concretamente el término "malvados sonrrientes" con toda la carga semantica que conlleva y la semiología del concepto.

Rubén Turienzo dijo...

Buenos días y muchas gracias Eva, lo cierto es que creo que este tipo de personas son más habituales de lo que nos creemos y aunque como digo arriba, todos en ocasiones cometemos el error de imitarles, un "verdadero" sincero de teflón hace de esta actitud una forma de vida.

(tranquila, no me lo pareces)

Tony, muchas gracias por tus palabras.

Haizea, bienvenida a este mundillo mío. Lo cierto es que ya que le pones nombres... debes ser potentes ¿no? Gracias por tu participación, no sé si lo has leído, pero por si acaso, el enlace de los malvados sonrientes es:

http://rubenturienzocoach.blogspot.com/2008/07/funny-games.html

Pau dijo...

Muy bueno, con tu permiso, me lo grabo. Me ha encantado el concepto del sincero de teflón, es muy gráfico, "te doy en los morros y ya me he desahogado y purgado mis sentimientos de culpa". Hay muchos, y algunos que no lo son se convierten y lo hacen por tu bien.
Voy a leer a los demás personajillos que tienes etiquetados, siguiendo tus recomendaciones del sábado por la mañana (después de la cañita).
Salut!!!
Pau

Rubén Turienzo dijo...

Buenas Pau, un placer tenerte por aqui.

Permiso concedido!!

Como tú muy bien dices, algunos se convierten "por tu bien". Y luego si se te ocurre decir algo te dirán que siempre les estás atacando je je

Gracias por tus palabras.